Mampara o cortina de ducha en el cuarto de bañoEn la reforma de un cuarto de baño, una de las dudas que nos podemos encontrar es si elegir cortina o mampara para nuestra bañera o ducha, especialmente si tenemos una bañera.

Hay una creencia popular que dice que pasamos aproximadamente dos años de nuestra vida en el cuarto de baño.

Si es así, ¿qué mejor que convertirlo en un espacio de placidez donde nuestros momentos íntimos sean tranquilos y relajantes?

Las cortinas son una solución rápida y cómoda, puesto que en la mayoría de los casos se instalan con una barra a presión (por lo que no es necesario hacer agujeros) y suponen un elemento decorativo importante en el cuarto de baño.

Es una buena solución especialmente si hay niños pequeños, aportando un aspecto desenfado y natural.

Sin embargo, si lo que buscamos es un ambiente más moderno y elegante, la opción es la mampara, ineludible además si por lo que optamos es por una ducha.

Mampara o cortina de ducha en el cuarto de baño

De doble hoja, de hoja abatible, en esquina, de frente, …, una mampara se adaptará al espacio del que dispongamos y a la forma que éste tenga.

Otra de las dudas es: ¿lisa o decorada?

Una mampara lisa, en sí misma, aporta poco valor decorativo al conjunto del cuarto de baño, pero puede resultar conveniente cuando hemos centrado ese peso en Mampara o cortina de ducha en el cuarto de bañootros elementos decorativos que resaltan especialmente en todo el conjunto.

Mampara o cortina de ducha en el cuarto de bañoPero si hemos elegido un baño de líneas suaves y sofisticadas,  una mampara con un dibujo inspirador puede ser el complemento perfecto que ponga ese punto de inspiración que convierta nuestro baño en un lugar muy personal.

Desde letras, cuadrículas, rayas, volutas, mariposas, degradé, …, a dibujos personalizados, como las piedras de esta mampara de Profiltek, las posibilidades son casi infinitas.

Y si dudamos, podemos confiar en profesionales de la decoración que nos asesorarán teniendo en cuenta el estilo de nuestro baño.

En cuanto a la limpieza, bastará con secar suavemente la mampara, especialmente en zonas de juntas o bisagras. Además, limpiar su cristal es totalmente efectivo, mientras que en las cortinas se acumulan más bacterias por los restos de jabón que pueden quedar en pliegues y costuras.

¿Ya has decidido si pondrás cortina o mampara?