El baño y la cocina son las dos estancias de la casa cuya reforma se va posponiendo al considerar que es más complicada o que precisa de un alto presupuesto.

Pero no es así: un baño bonito no es exclusivo de ningún lugar.

Por supuesto, hay todo tipo de reformas: desde la de cambiar los accesorios del baño o poner un toque de color con alguna estantería hasta picar paredes y reformarlo completamente.

En ocasiones podemos tener en mente cuál queremos que sea el resultado final, pero en otras necesitamos un punto de inspiración que nos haga soñar cuál puede ser el antes y el después de nuestro baño.

Veamos una reforma integral, una reforma llave en mano, en la que el cliente dejó su baño antiguo y encontró después la reforma realizada, sin engorros ni preocupaciones.

Reforma integral en un baño tradicional

Reforma integral en un baño tradicionalReforma integral en un baño tradicionalSe trataba de un baño de estilo clásico, con bañera tradicional protegida por una mampara corredera.

El reto era conseguir convertir un baño algo anticuado en un espacio moderno y relajante.

Lo primero que se acometió fue el cambio de los azulejos por una panelación blanca y luminosa, que aportó luz y claridad a la estancia.

Para dar contraste, se optó por un mueble en tonos marrones, apostando por una combinación sobria en la que se integraron dos estanterías y un mueble auxiliar lateral del mismo tono.

Los focos del espejo se cambiaron por un aplique horizontal que potencia su iluminación al reflejarse por completo en el espejo.

De igual manera, los sanitarios fueron sustituidos por otros más modernos, también en color blanco, dando sensación de sobriedad y pulcritud.

Reforma integral en un baño tradicional

Reforma integral en un baño tradicional

 

 

La bañera se eliminó y se instaló una ducha a ras de suelo, protegida por una mampara más sofisticada.

Reforma integral en un baño tradicional

Reforma integral en un baño tradicional

 

¿El resultado? Un baño completamente diferente, elegante y sencillo, en tonos claros y muebles oscuros, cálido y con pequeños toques decorativos que lo convierten en un espacio moderno, equilibrado y relajante.

Una reforma con un antes y un después espectaculares.