Una cocina ordenada es una cocina acogedora. Platos, vasos, sartenes, ollas, conservas, tarros, … Un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar es la clave de una cocina funcional.