Cuando nuestra cocina y/o nuestro salón son espacios un tanto reducidos, colocar una barra separadora es una buena manera de crear dos ambientes y, a la par, contar con una práctica y bonita zona de desayunos, aperitivos o incluso comidas.