El fregadero es uno de los elementos básicos de la cocina, imprescindible en la zona de lavado y preparado de alimentos.

Su tamaño depende del espacio del que dispongamos en la encimera y del ancho del mueble en el que se vaya a colocar en la cocina, siempre teniendo en cuenta que la distancia que guarde con la placa ha de ser mínimamente de 50 cm.

Podemos decidirnos por fregaderos de doble seno o valorar la opción de colocar uno de mayor tamaño, teniendo en cuenta las ventajas que nos puede ofrecer.

Fregadero FrankeUniendo vanguardia, diseño y funcionalidad, un fregadero de 55 x 40 cm como este modelo de Franke es una gran elección.

Y es que hay veces que fregar utensilios de cocina como, por ejemplo, la bandeja del horno o una sartén de gran tamaño, es una auténtica odisea: el agua se va para todos los lados, la bandeja o la sartén ocupan todo el fregadero y ya no podemos colocar más cacharros, nos manchamos con facilidad al manejarlo, …

El largo especial de este modelo de Franke hace que sea más sencillo lavar este tipo de accesorios de cocina.

Además, la modernidad de sus acabados, con bordes delicadamente redondeados, sin duda, lo colocan en el punto de mira de la reforma de tu cocina.

Sus bordes rebajados lo colocan a ras de encimera, convirtiéndolo en un elegante elemento. Y su profundidad reduce el impacto acústico del agua en la cubeta, haciendo más cómodo su uso.