No todos los espacios son iguales y no todos ofrecen las mismas posibilidades para colocar en ellos un mueble estándar que soluciones nuestras necesidades de almacenaje que sí nos puede ofrecer un mueble a medida.

Y es que no todos los muebles tienen por qué ser estándar, puesto que hay ocasiones en las que necesitamos una solución especial para nuestro caso en particular, ya sea por espacio o por medidas o porque tenemos una idea y queremos darle forma de una manera especial y diferente o con otros colores o materiales.

En esta ocasión, teníamos un hueco en una terraza en el que queríamos aprovechar al máximo el espacio para usar un grifo y una pila.

Había un rincón con altura y con una profundidad reducida, en el que no se querían colocar cosas a la vista.

¿La solución? La alternativa de colocar un mueble a medida debajo, funcional y práctico a la vez, adaptado al espacio del que se disponía.

Se hicieron dos puertas que abrían en esquina, con una encimera en color más oscuro a juego con el estilo rústico de la estancia, teniendo en cuenta además que era preciso un material resistente al agua y a las salpicaduras, puesto que integra la pila y el grifo.

El color claro de las dos puertas del mueble hace que todo quede perfectamente integrada en el diseño del conjunto.

El mueble a medida se adecua perfectamente al espacio disponible, sin sobresalir del mismo y teniendo en cuenta el espacio necesario para que puedan ser abiertas sin problema.

Se optó por tiradores muy sencillos, de inspiración minimalista, cuidadosamente colocados a la misma altura y espacio.

Sin duda, un mueble único, moderno, especial y personalizado, que cumple perfectamente su función.

¡ Una pequeña reforma que da un toque muy especial a una terraza !