Qué es una reforma llave en mano

Cuando nos planteamos una reforma en casa, ya sea solo el baño, solo la cocina o algo más amplio, una de las cosas que más nos preocupa es el trastorno que nos va a suponer. Pensamos en los gremios que tenemos que contratar, en que tenemos que hablar con todos, explicar a cada uno cuál queremos que sea el resultado final de la reforma, …

Y nos preguntamos si no habrá alguna forma de hacerlo todo en una sola gestión. Sí, se puede, con una reforma llave en mano.

 

 

 

Qué es

Qué es una reforma llave en mano

Una reforma llave en mano significa que será una única empresa la encargada de gestionar todos los procesos que se realizarán durante el proceso de reforma. Esta empresa coordinará a todos los contratistas de las diferentes colectividades precisas (albañilería, fontanería, pintura, electricidad, …) para llevar a cabo nuestro proyecto, ahorrándonos tiempo, esfuerzo y molestias.

Esto nos permite además tener un único interlocutor como responsable de ejecución de la obra, ahorrando plazos y, en muchos casos, gastos adicionales.

 

De la idea al proyecto

Cuando un cliente solicita una reforma llave en mano, Jemar analiza las condiciones y objetivos del cliente para garantizar su cumplimiento.

Se diseña un presupuesto a medida, asesorándolo y teniendo en cuenta sus gustos y necesidades, así como sus expectativas en cuanto al resultado final de la reforma.

Es importante tener en cuenta todos los trabajos que se van a realizar, acompañándolos de medidas, de materiales de calidad y de modelos y marcas del mobiliario y, en su caso, de los electrodomésticos que se van a instalar.

Qué es una reforma llave en mano

Realizado y aprobado el proyecto, se consensúa un calendario de acciones y disponibilidad del lugar donde se va a realizar la reforma.

 

Del proyecto a la obra

El siguiente paso es acometer la obra propiamente dicha: picar, tirar o levantar paredes, puertas, ventanas, … Y, por supuesto, retirar los sobrantes: escombros, muebles viejos, …

La duración de esta fase siempre dependerá de la magnitud de la reforma. El cliente podrá visitar, o no, el lugar para comprobar los avances realizados.

Una vez cubierto lo preciso en cuanto a albañilería, pintura, electricidad, fontanería, …, llega la parte de la decoración y del interiorismo, cumpliendo lo establecido en el proyecto en base a lo deseado por el cliente.

Finalmente, un poco de limpieza y … listo para entregar la llave de la reforma realizada.

 

Qué es una reforma llave en mano